PRISMA MULEGINO:• El profeta en su tierra

Hit: 388 Escrito por 
Con toda la boca retacada de razón, el comunicólogo Hernández predice lo que ahora su jefe –y guía moral-, Pedro Osuna López, alienta y dirige en las redes sociales: un grupo de perfiles falsos que se han dedicado –precisamente- a mostrar su resentimiento...
Con toda la boca retacada de razón, el comunicólogo Hernández predice lo que ahora su jefe –y guía moral-, Pedro Osuna López, alienta y dirige en las redes sociales: un grupo de perfiles falsos que se han dedicado –precisamente- a mostrar su resentimiento... de Felipe Zúñiga Meza / Vizcainohoy

de Felipe Zúñiga Meza

“Es lamentable observar las manifestaciones en las redes sociales, muchas de ellas anónimas, y detrás de ellas cientos de personas enfrentadas (…)”. Con esto inició

su reflexión en su perfil de Facebook https://www.facebook.com/luisalberto.hernandez.73700136, quien fuera el brazo derecho de Pedro Osuna López -el ex Alcalde usurpador-,  en la muy reciente y  rapaz quinceava administración municipal  de Mulegé.

Luis Alberto Hernández, como suele firmarse, cuando llegó de nuevo a su pueblo era prácticamente un desconocido. Presentando –con cierto orgullo-, sus experiencias en el vecino estado de Sonora, donde su mayor logro después haber terminado su carrera de comunicólogo en la INISON,  fue el haber sido ayudante del ex gobernador de Sonora y mil veces acusado de corrupto y, hasta con narco nexos, Manlio Fabio Beltrones Rivera.

Un priista al fin, lo que su “jefe de jefes” tanto odia… cuando le conviene.

Cautivó a Pedro Osuna López con una encuesta – la que a todo mundo enseñaba-, donde le daba la ventaja a quien en ese momento era director general del ITESME (sin haber tenido el perfil para serlo), y donde el comunicólogo Hernández, ocupaba el puesto de jefe del departamento de vinculación, además de ser docente en la materia de administración de la calidad.

Llegó -desde la diáspora de funcionarios públicos, en que se convirtió el ITESME-,  al XV Ayuntamiento de Mulegé primero como secretario particular de la presidencia y, luego, como director general de desarrollo, donde el saqueo y la adjudicación de los programas entre sus subalternos no los pudo evitar, dejando prácticamente en manos de ladrones esa importante dependencia para después emigrar hacia la secretaría general del gobierno municipal donde sin ningún recato, operó la fallida candidatura  por la presidencia municipal de Edith Aguilar Villavicencio.

Como todos y cada una de las “aves rapaces” que gobernaron en el XV Ayuntamiento de Mulegé,  Luis Alberto Hernández volvió al refugio en el que han convertido la máxima casa de estudios de Mulegé conocido por propios y extraños como el ITESME azul.

“Cada uno con banderas opuestas, -prosigue en su reflexión el señor Hernández-, separados cada vez más por barreras construidas con ladrillos de creencias ideológicas, políticas, etc.” –como sintiéndose ajeno de una guerra que, a la postre perdieron,  y que ellos mismos iniciaron al no poder contestar los retóricos obuses cargados de verdad –y veracidad-, que todos los días recibía el gobierno donde trabajaba, al haberse decidido por contestar a la verdad con perfiles falsos (Jennifer Galván, Laura Espinoza y recientemente una tal Teresa Jiménez),  que aún siguen vigentes en el mundo virtual.

Todos operados –y concebidos por “el titiritero”-, y desde las oficinas de la dirección de comunicación social de ese fallido Ayuntamiento, donde a su titular, Dessiré Leal, la premiaron, ahora si que por su “lealtad” (haciendo honor a su apellido), con un puesto inventado el en mismísimo ITESME, donde aún opera a favor de su eterno “titiretero”.

Todas esas “raras avis”, actualmente incrustadas y depredando en el presupuesto del ITESME, donde se le sigue rindiendo culto al mismo siniestro personaje.

Y como un preclaro profeta que anuncia una calamidad para su pueblo sentencia: “Cuando se ha llegado a un punto como en el que nos encontramos ahora, sólo se puede esperar que el conflicto aumente; más agresión, más resentimiento, más división. Todo, con tal de aniquilar al enemigo. Nadie cree que es posible detenerse. Ni sabe cómo hacerlo”.

Con toda la boca retacada de razón, el comunicólogo Hernández predice lo que ahora su jefe –y guía moral-, Pedro Osuna López, alienta y dirige en las redes sociales: un grupo de perfiles falsos que se han dedicado –precisamente- a mostrar su resentimiento, su agresión y promoviendo la división de una sociedad que, aunque a su gurú (o “titiritero”) no le guste, vive en Paz y legitima a un nuevo gobierno municipal que, en lo fundamental, gobierna en Paz.

Y recomienda con toda razón, pero solo para un lado, porque estamos seguros que, a quien inició la guerra sucia entre los ciudadanos de Mulegé (Pedro Osuna López), una palabra de estas jamás sería capaz de decirle:

“Para detener esa creciente confrontación, cada vez más profunda, es necesario sentir que se ha llegado a un límite, que el dolor causado al otro es suficiente y que el futuro generará un mayor daño para cada uno de los involucrados. Sólo llegado ese punto, la polarización se podrá transformar en una experiencia digna de ser superada”.

Y aunque en el siguiente párrafo, de ésta reflexión que tuviera un enorme valor si la hubiera dirigido también para sus exjefes, trata de mediar entre los que denomina “grupos”, no cae en la cuenta que quien quiere crear conflictos para obtener ganancias –como siempre unipersonales-, es precisamente a la persona que le sirvió con los ojos cerrados.

Aquí la muestra:

“Si dentro de cada grupo no se ha llegado a esa conclusión, si alguno todavía cree que puede obtener ganancias del conflicto, serán vanos los esfuerzos de factores externos para detener la escalada”.

Quizás para lavarse las manos, después de haberle servido –por años-, a la ave más rapaz que haya volado por los cielos administrativos del Municipio de Mulegé, o, por simple acto de contrición, o mea culpa, se pregunta y nos pregunta:

¿En qué momento perdimos el rumbo? ¿Dónde han quedado los principios y valores que nos heredaron nuestros abuelos, nuestros padres, nuestros maestros?

Y ya cayendo en terrenos desfachatados o en franca desmemoria, no lo sabemos exactamente, reflexiona sobre el amor a una tierra que nunca tuvo en su memoria y que fue despojada de su patrimonio y, más allá todavía, habla de desarrollo humano cuando trabajadores y todo lo que no comulgó con ellos y con el “sueño guajiro” de gobernar por doce años, fueron desterrados y defenestrados por sus exjefes y, lo peor,  cuando por omisión, abulia o simple disfuncionalidad, siendo director general de desarrollo municipal, dejó ese rubro a la deriva y en manos de una tercia de pilloscarentes de toda ética profesional para embarcarse en una campaña política que ellos, ya viéndose perdidos, alentaron para iniciar una burda guerra civil que no tiene para cuando parar.

“¿Dónde está el amor por nuestra tierra, el deseo porque nuestro municipio se desarrolle?

“El desarrollo debe entenderse en su sentido más amplio, no hablamos solamente de mayor y mejor infraestructura. Hablo de desarrollo humano, de solidaridad, de bien común, de tolerancia.”

Cuánta razón pues tiene este profesionista de la comunicación que estuvo por muchos años alejados de su tierra, hasta sentirse un extraño,  y que tuvo la gran oportunidad de volverla promisoria y fecunda –como ahora lo reclama-, siendo funcionario público municipal,  pero que prefirió callar ante el saqueo, ante la rapacidad y el cinismo de una persona a la que todavía, quienes siguen montados en la inercia de su locura, le siguen rindiendo pleitesía.

Mosaico Político

La regidora de MORENA del XVI Ayuntamiento de Mulegé, Lizbeth Emérita Patrón Contreras, como muchos aprendices de políticos fueron arrastrados por la corriente nacional lopezobradorista hasta llegar a donde nunca soñó… bien por ella y por el pueblo que dice representar, sin embargo se ha estado dejando manipular por voces extrañas y mal informadas políticamente… lo sentimos por ella, tan joven en este oficio que dura poco cuando no eres capaz de conservar tu origen y tu personalidad y, peor, cuando se la entregas a las personas equivocadas… cuando no se puede señalar a un gobierno en lo fundamental y se inventan embustes, la piedra no llega lejos y eventualmente se convierte en un boomerang… quienes perdieron la elección y no digieren su derrota y, lo peor, que siguen respirando por la herida, siguen señalando con embustes, sin darse cuenta ante su ciega locura que, por esos embustes perdieron la elección pasada… los hay quienes lejos de la vergüenza señalan desde su fango mental a quienes los quieren hacer pasar por la justicia como el “chapulín” santificado que hizo uno y otros fraudes (igual que en la TKT) a gente –incauta-, vendiendoles terrenos que aún no pagaba al Ayuntamiento… El mejor profeta del futuro es el pasado. Lord Byron (1788-1824) Poeta británico.

Leído 388 Veces
Valore este artículo
(0 Votos)

Destacado

Ciencia y Tecnologia

Calendario

« Diciembre 2018 »
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Tipo de Cambio Dollar