PRISMA MULEGINO:• El ocaso del dictador

Hit: 223 Escrito por 
..en su ignorancia,  aún le siguen rindiendo pleitesía, aunque hay otros que ya lo están traicionando.
..en su ignorancia, aún le siguen rindiendo pleitesía, aunque hay otros que ya lo están traicionando. de Felipe Zúñiga Meza / Vizcainohoy

Quizás a este dictador no le espera, en su ocaso, una celda con cama fría porque –hay que decirlo-, fue tan astuto y a la vez tan  misógino, que puso por delante de

sus trapacerías a su cónyuge y al lado de ella a sus compinches quienes, en su ignorancia,  aún le siguen rindiendo pleitesía, aunque hay otros que ya lo están traicionando.

El  manual que el dictador que guarda bajo su almohada lo siguió al pie de la letra. No hubo paso que se brincara ni rasgo que no adoptara. Todo lo registró en su cuadrada memoria.

En su ocaso, el dictador quien dentro de su manual destaca como primer punto jamás ceder el poder, tenía como proyecto sostenerse a través  de otras dos damas, al menos otros seis años más. Sin embargo al no permitir más voz que su voz y más mando que el suyo, su limitada inteligencia lo llevó a la derrota después de que el pueblo de Mulegé lo sentenció como un tipo saqueador y vividor de los bienes públicos.

Otro punto del decálogo que el dictador que siguió al pie de la letra fue suplantar el poder por tres años en Mulegé. Intervino de manera directa en todas las decisiones del municipio, donde nadie podía apelar sus órdenes so pena de ser despedido y ser marcado como traidor. Nadie, ni su sirvientita podían interpelar sus órdenes.

Otra de las principales características de un dictador es sentirse imprescindible y esto aumenta proporcionalmente a su pérdida de la  razón, de ahí que un punto de los más importantes de su manual  sea confundir el apoyo de un pueblo con el temor que este le tiene porque lo amenaza con afectarlo en su empleo, en su seguridad y, hasta en su economía, tal y como el “antinfluencer” lo hacía un día sí y otro también para infundir el miedo y el terror.

Pronunciar discursos para engañar es otra característica de los dictadores, siempre de carácter  megalómano que confunden un gobierno civil con una imperio, de ahí que engañar a base de una retórica demagoga (charlatana, embaucadora, astuta, etcétera) y construir una influencia del miedo, sea parte de sus actividades y la toma del micrófono en actos y fiestas infantiles, días de la Madres, y actos cívicos y culturales parte de su extraña conducta.

El dictador inventa un enemigo donde no existe. Siempre es un ser superior a su persona, o con más poder que el suyo. Lo hace para crear efectos localistas, regionalistas y, hasta nacionalistas. Así, el “antinfluencer” hizo su enemigo al antecesor de su sirvientita y busco hasta el descanso desacreditar al actual Alcalde Mulegé.

La compra de la prensa y la censura a toda opinión contraria a sus lineamientos, es parte del ideario del dictador, de ahí que el control de la opinión pública en Mulegé, el “anti-influencer” la ejercía a base de dinero. Hasta los periodistas más castos subyacían en su nómina, menos uno, el cual al final fue su némesis y al que ahora ataca bajo un perfil falso denominado “Jennifer Galván”, que no son otras personas que dos damitas que, ahora le sirven desde un salón de clases y una oficina del ITESME, institución que sigue manipulando y que se ha encargado, él mismo, de llevar al desprestigio.

Rodearse de incondicionales es otro matiz que tiene el dictador. Crear una nómina de cerca de cuatrocientos incondicionales para rendirle culto y hacer campaña a favor de su alfil, fue una de las argucias que hizo el “anti-influencer” con el dinero público de Mulegé. Todos, o casi todos carentes de autonomía y dignidad, al grado de querer hacer del gobierno municipal su eterno refugio y su empresa personal.

Un dictador no respeta regla y jamás se rige por una Ley o por la Constitución. Bajar a funcionarios que ganaban sueldos superiores a los treinta mil pesos al estatus de compensados sin modificar sus salarios para crear problemas laborales fue una estrategia para socavar la economía del nuevo Ayuntamiento. Subir sueldos a personal compensados después de perder la elección para el mismo efecto anterior fue también su demencial estrategia para crear problemas laborares, familiares y, hasta sociales. Y todavía, ya al borde de la locura, habla de venganza política.

Pero fue más allá. Saqueó las oficinas de archivos, mobiliario, equipos de cómputo y, repartió entre incondicionales, familiares y su  cónyuge, terrenos (hasta banquetas y áreas verdes y de donación) de enorme valor comercial por unos cuantos pesos. Las evidencias existen y en cualquier momento estas propiedades tendrán que volver a su verdadero dueño: el pueblo de Mulegé… y seguramente todos, menos él (ya que solo ordenaba, no firmaba), estarán en el banquillo de los acusados.

El dictador en su ocaso cree ser él mismo la entidad donde depreda, propietario de lo que despoja y constructor de lo que saquea. Dueño de todo y merecedor de un culto solo reservado para los Dioses.

Mosaico Polìtico

Al margen de los solitarios intelectuales de Facebook, las fiestas de celebración del CXXXIII aniversario de Santa Rosalía fue todo un éxito… y hablando de intelectuales, pero de los que si trabajan, un éxito también fue la presentación del libro “La Bufadora y otros textos” que fue presentado en un evento organizado por el Colegio de Bachilleres Plantel 06 Santa Rosalía a través de su Taller de Periodismo y en coordinación con la Dirección de Cultura Municipal… los comentarios fueron a cargo de Edmundo Lizardi y Arturo Meza Osuna y el escenario fue el emblemático edificio de la Biblioteca Publica Mahatma Gandhi de este puerto y mineral… atinados nombramientos de los funcionarios públicos por el Alcalde de Mulegé Felipe Prado Bautista quien en un poco más de veinte días deja claro como es y debe ser el servicio público… La dictadura, devoción fetichista por un hombre, es una cosa efímera, un estado de la sociedad en el que no puede expresarse los propios pensamientos, en el que los hijos denuncian a sus padres a la policía; un estado semejante no puede durar mucho tiempo Winston Churchill (1874-1965) Político británico.

Leído 223 Veces
Valore este artículo
(0 Votos)

Destacado

Ciencia y Tecnologia

Calendario

« Noviembre 2018 »
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

Tipo de Cambio Dollar